Se acerca (de nuevo) la Navidad. Los días más dulces del año. Una época de felicidad en la que las grandes comilonas, los postres típicos navideños y los regalos volverán a ser los auténticos protagonistas en muchas de nuestras casas.

Cuando hablamos de la Navidad se nos vienen a la cabeza un montón de tópicos que siempre cumplimos con la mejor de las intenciones. ¡O no! 🙂 Bueno, en realidad son las historias de cada año:

  • “En casa sólo comemos dulces en Navidad” ¡Pues menos mal! Porque entre turrones, mazapanes y el roscón vais a acabar con la dieta del año en 15 días. Pero bueno, siempre quedará enero y los nuevos propósitos.
  • “¡Cuántos mensajes y felicitaciones nos han enviado este año! ¡Genial!” ¿Seguro? Nuestros amigos y no tan amigos – esos que solo se acuerdan de nosotros una vez al año – nos saturarán los móviles con whatsapps en cadena sin ser capaces de añadir ni una sola palabra de su dedo y pantalla. Pero lo importante es recibir muchos mensajes, ¿a que sí?
  • “Comeremos en casa de mis suegros y vendrán también mis cuñados. ¡Qué bien!” Pero la realidad es más dura. Como cada año, tendremos que volver a reír los mismos chistes de siempre y aguantar las gracias de nuestros cuñados. Y encima, nuestros suegros no nos dejarán tranquilos ni un instante. ¿Será por la alegría de vernos? 😉
  • “Este año volverán esos primos a los que no vemos desde hace años. ¡Qué ganas de verlos!” ¡Cuidado! Hay que estar preparados. Nos obligarán a disfrazarnos contra nuestra voluntad con gorros, antifaces y serpentinas para bailar hasta el amanecer las 12 uvas de las campanadas. Y después nos dirán que tenemos que vernos más. ¡Qué majos!
  • “En casa siempre tomamos las uvas para empezar el nuevo año con buen pie” Estamos seguros de esas buenas intenciones. Pero si realmente la suerte dependiera de ese momento, estaríamos perdidos. Entre los que hacen trampas y se comen las uvas antes, los que pelan las uvas, los que las compran sin pepitas, los que se atragantan, los que pasan de uvas y comen aceitunas, los que pasan de todo y los que lo tiran todo en la mesa porque no pueden tragar tras sufrir un ataque de risa, pocos se librarían de la mala suerte cada año. ;(
  • “Nos encanta el regalo de navidad. De verdad” ¡No más mentiras Pinocho! Llevamos años fingiendo que han acertado con el amigo invisible. La realidad es otra. Otro regalo que acabará en el baúl de los recuerdos.
  • ¿Y qué pasa con los nuevos propósitos? Eso de dejar de fumar, adelgazar, apuntarnos al gimnasio, aprender idiomas, leer más (o algo por lo menos) … casi mejor ni hablamos, ¿eh?

¿Os suena todo esto verdad? ¡Parece que vivimos en un déjà vu constante! Pero, a pesar de eso, estos días seguirán siendo muy especiales para nosotros. Porque lo importante está más allá de nuestras diferencias. Lo importante está en compartir cada uno de esos momentos de la Navidad con quien de verdad nos importa.

Por ello, seáis de tópicos o no, esperamos que disfrutéis de estos días con toda esa gente que os quiere de verdad sin pedir nada a cambio, que no os juzga por como sois y que os demuestra – día a día – que el amor y la amistad están por encima de todo.

¡La IGP Ternasco de Aragón y sus tres reinas os desean Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo 2018!

Consejo Regulador de la IGP Ternasco de Aragón