¡Ya está aquí la Navidad! Los días (llamados a ser) más dulces del año. Una época de felicidad en la que las grandes comilonas, los reencuentros, los postres típicos navideños y los regalos deberían ser los auténticos protagonistas en nuestras casas.

Ya está aquí la Navidad. Un año más. Unos días que están llamados a ser los más dulces y felices del año. Y aunque en esta ocasión va a ser un poco diferente, ya que muchos de nosotros no vamos a poder disfrutar de estos días junto a los nuestros, no debemos perder la ilusión. Y es que lo mejor de 2020 aún está por llegar.

Echando la vista atrás, este ha sido un año muy complicado. Complicado para la hostelería, para el sector agroalimentario y ganadero, para todo tipo de tiendas y negocios, para autónomos y empleados, para todos. Y eso que a principios de 2020 todo apuntaba a que iba a ser un gran año. Recuerdo que empezamos el año viajando por algunas localidades majestuosas del Matarraña como Calaceite o La Fresneda, celebrando algunas de nuestras tradiciones como San Valero, el Jueves Lardero o carnaval, cocinando maravillosas recetas con cortes como el churrasco de Ternasco de Aragón o celebrando que gracias al programa Carnes con Estilo había mejorado el reconocimiento del sello IGP en España.

Pero a mediados de marzo todo se torció. Nuestros amigos del Club del Ternasco de Aragón se vieron obligados a cerrar (algunos para siempre), las ventas de Ternasco de Aragón experimentaron una bajada del 25%, se suspendieron todo tipo de acciones, eventos o reuniones y se prohibieron todas las fiestas como la de nuestro patrón San Jorge. El país se detuvo. En mayo, y gracias a Aragón Alimentos, pudimos poner en valor las cosas esenciales de la vida y organizar un concurso de cocina. Lo que nos ayudó revertir la complicada situación (sin precedentes) en la que se encontraba el Ternasco de Aragón. Los consumidores respondieron a la llamada y, gracia a ello, se recuperaron parte de las ventas y los ganaderos (que nunca dejaron de sacrificarse y esforzarse) volvieron a recuperar la normalidad.

Por fin llegó el verano. Con él recuperamos parte de la libertad aunque algunos vivieran como si la hubieran recuperado del todo. Y a pesar de que el calor nos trajo de vuelta las barbacoas, nuevas recetas o visitas guiadas a Teruel, éste iba a ser – de largo – el verano más extraño de la historia. ¿Dónde iban a quedar las fiestas de la Vaquilla de Teruel o San Lorenzo? ¿Y toda esa tradición de charangas y de verbenas de pueblo? Hasta las fiestas del Pilar de Zaragoza parecían sentenciadas. Fue entonces cuando nos dimos cuenta de que el verano se había llevado por delante una parte importante de nosotros. Pero lejos de aceptarlo, las “no fiestas” complicaron todo de nuevo en las primeras semanas de septiembre. Llegaron de nuevo las restricciones y los cierres a la hostelería. Todos aquellos que habían adaptado su negocio al “take away” o al “delivery” consiguieron salvar – en parte – la situación. Los otros lo tuvieron algo más complicado.

El otoño trajo de vuelta las carnes con estilo, la campaña Buscando a Paquito aterrizó por primera vez en Aragón y Aragón Alimentos nos sorprendió con la campaña “Aragón Alimentos Nobles. Lo que ves, es“. Un empujón importantísimo y sin precedentes para todo el sector gastroalimentario aragonés. Estaba claro que para conseguir salir de esta debíamos apostar por lo de casa y remar todos a una. Y en ello estamos. Desde la IGP Ternasco de Aragón seguiremos peleando y luchando por todo aquello en lo que creemos y que hemos conseguido a pesar del tiempo. Por nuestros ganaderos, por nuestra hostelería, por nuestros carniceros y por todos aquellos consumidores (de toda España) que nos han ayudado a seguir a adelante en este complicado año.

Diciembre ha pasado rápido. Entre consejos navideños, recetas con fundamento y algunos de los rincones más extraordinarios de Aragón hemos llegado a la recta final. Ahora sería momento de hablar de tópicos navideños como los dulces, los cuñados y los nuevos propósitos. Pero no lo vamos a hacer. Para mucha gente esta Navidad no va a ser como otras. Las restricciones siguen y muchos lugares como el Pirineo se han quedado vacíos. Pero a pesar de eso, el hecho de pensar que lo mejor de 2020 está por llegar nos saca una gran sonrisa. Y es que muy pronto este año quedará atrás con la esperanza de que 2021 nos devuelta todo lo que 2020 nos ha robado.

Con todo esto, desde la IGP Ternasco de Aragón os queremos desear más que nunca una Feliz Navidad, que afrontéis con mucho ánimo y fuerza esta situación de restricciones en caso de que no podáis pasar estos días con vuestra familia y que nunca dejéis de luchar por mal que os hayan ido las cosas en 2020. Nunca perderemos la esperanza de que todo y todos mejoraremos muy pronto.

 

*Foto: freestocks.org