Calanda es una localidad turolense del Bajo Aragón integrada en la conocida Ruta del Tambor y Bombo, declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. Pero, además de ser tierra de pasión, Calanda es la cuna del ilustre cineasta Luis Buñuel y produce los mejores melocotones de nuestro país. ¿Os gustaría conocerlo?

Calanda es una localidad turolense situada en la comarca del Bajo Aragón, en la confluencia de los ríos Guadalope y Guadalopillo. Con unos 4.000 habitantes, es un lugar muy acogedor para hacer vida o simplemente para pasar unos días disfrutando de sus atractivos. La Ruta del Tambor y Bombo, la arquitectura renacentista, una rica cultura o una gastronomía envidiable son algunas de las cosas que no os deberíais perder en Calanda.

Calanda en la Ruta del Tambor y Bombo

Cada año, la festividad de Semana Santa se recibe con una gran emoción en nueve localidades del Bajo Aragón turolense, entre ellas Calanda. Unos días en los que se puede sentir una energía diferente y un ambiente muy especial. Los vecinos de todas estas localidades salen a la calle para vivir su particular tradición a golpe de tambor y bombo. El Bajo Aragón es, sin duda, una tierra de pasión.

Estamos hablando de la Ruta del Tambor y Bombo. Una de las tradiciones más importantes de nuestro país. De hecho, fue declarada por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Uno de los momentos más emocionantes que se vive cada año en esta fiesta es el momento de “Romper la Hora”. Un acto muy emotivo que conmemora el fallecimiento de Jesucristo (aunque con el tiempo este acto ha ido adquiriendo un carácter cada vez más lúdico) que se realiza en cada uno de los pueblos de la Ruta del Tambor y Bombo, y que consiste en tocar al unísono miles de tambores y bombos. En Calanda tiene lugar el Viernes Santo a las 12:00. En este enlace os lo contamos todo sobre la Ruta del Tambor y Bombo.

Calanda, cuna del ilustre Luis Buñuel

Luis Buñuel, uno de los máximos exponentes del surrealismo cinematográfico mundial, es uno de los hijos ilustres de Calanda. De hecho, es el más internacional. Y es que durante su vida siempre llevó con orgullo el nombre de su pueblo por el mundo. Algo que quedó reflejado en muchas de sus películas a través de las tamborradas de Calanda.

Desde el año 2000 la localidad de Calanda cuenta con el Centro Buñuel Calanda (CBC), un edificio neoclásico muy importante para la localidad que funciona como centro de referencia para conocer la vida y obra del artista, y que nos acerca la figura del que sigue siendo uno de los directores de cine más importantes del mundo. Y es que obtuvo un gran número de premios y reconocimientos a lo largo de su carrera como es el caso del Oscar al mejor director en 1972 por la película “El discreto encanto de la burguesía”.

Calanda artística y monumental

Basta con adentrarnos en el centro de la localidad para darnos cuenta de la riqueza artística y monumental de Calanda. Un interesante lugar para comenzar este tour es la plaza de España con su ayuntamiento renacentista, también llamado Casa de la Villa, que a fecha de hoy sigue luciendo en su fachada lateral frescos de estilo rococó del siglo XVIII. Contigua a la casa de la Villa se levanta la iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza. Un templo austero, de estilo rococó, de ladrillo y cantería, que data del siglo XVIII y que tiene espadaña en lugar de campanario. En el otro vértice de la plaza se localiza la casa Buñuel. Un gran edificio situado en la Plaza de España, perteneciente a la familia Buñuel, donde se instalaba el famoso director calandino Luis Buñuel cuando visitaba su pueblo natal. Este es el triángulo monumental en el que vemos cada año “la Rompida de la Hora” en Calanda. Esperemos que las circunstancias actuales permitan volver a vivirla en 2021.

Además, cuenta con otras edificaciones singulares como la casa Allanegui, una casa solariega de grandes proporciones que combina una construcción de base tradicional en la parte baja con una adaptación al estilo mudéjar en los pisos superiores; la casa de la cultura, un antiguo convento (de estilo barroco) de grandes dimensiones que actualmente alberga la Biblioteca Pública Municipal y la oficina de Turismo de la localidad; la casa museo Miguel Pellicer, edificio del siglo XVIII donde residía el capellán del Pilar; la casa Fortón-Cascajares (siglo XVIII), ubicada en la calle Mayor, un edificio neoclásico catalogado como Bien de Interés Cultural o el arco de San Roque (siglo XVIII), antiguo portal de entrada a la villa, entre otros.

En cuanto a las antiguas neveras del Bajo Aragón construidas durante los siglos XVI y XVII, la de Calanda, conocida como “la nevera de Crespo”, es una de las más grandes de toda nuestra comunidad y de España. Se trata de un tipo de construcciones que se levantaba con el objetivo de conservar los alimentos y las bebidas frescos.

Otros lugares de gran interés en Calanda son las edificaciones religiosas, como es el caso del templo del Pilar (siglo XVII y XVIII) edificación levantada por el pueblo calandino para conmemorar el milagro de la Virgen del Pilar a Miguel Pellicer, la ermita de San Blas (siglo XVII), ermita de Santa Bárbara (siglo XVII), la ermita del Humilladero (siglos XV y XVI) o el Calvario (siglo XVIII).

Calanda gastronómica

Sus fértiles tierras han propiciado que esta localidad, al igual que muchas otras del Bajo Aragón y del Matarraña, hayan estado habitadas por muchas civilizaciones desde los celtíberos.

Y no es de extrañar ya que este municipio cuenta con una huerta muy fértil, famosa por el cultivo del melocotón de Calanda. Uno de los mejores del mundo y el único con sello europeo DOP en España. Un melocotón que se caracteriza por su gran calibre final gracias al uso de la técnica del aclareo y embolsado manual, con lo que se obtiene un fruto mucho más carnoso, voluminoso y dulce.

Pero además de su famoso melocotón, el municipio de Calanda también está incluido en la Denominación de Aceite del Bajo Aragón gracias a su aceite de categoría superior, obtenido mediante procedimientos mecánicos. Sin duda otro placer para el paladar.

En cuanto a carnes y curados, el Ternasco de Aragón IGP y el Jamón de Teruel DOP son sus dos buques insignia. Productos ambos muy usados en su gastronomía y que no dejan de sorprender. Como ejemplo, os dejamos una de las especialidades del restaurante Almedro´s de Calanda, su paletilla de Ternasco de Aragón asada con espuma de patatas y pimientos confitados.

Paletilla de Ternasco de Aragón | Restaurante Almendro´s de Calanda

Reconocidos son también en este territorio algunos duces como los almendrados o las tortas.

¿Todavía no conocéis Calanda? A ver si se arregla un poco esta complicada situación que estamos viviendo todos y podemos retomar ese turismo de interior que tanto nos gusta. 😉

 

Si os ha gustado Calanda no os perdáis otras localidades turolenses como Valderrobres y Calaceite en el Matarraña o Mora de Rubielos y Rubielos de Mora en la comarca de Gúdar-Javalambre.