Cada año a principios de julio, Teruel se viste de largo para celebrar las fiestas del Ángel y el esperado fin de semana de Vaquillas. Es, sin duda, una fecha en la que hay que visitar la ciudad del amor. Al menos, una vez en la vida.

Las fiestas del Ángel de Teruel son sinónimo de diversión. Son unos días en los que se respira un gran ambiente callejero, cuyos protagonistas indiscutibles son la música y las peñas. Durante estos días la ciudad de se llena de conciertos, charangas, espectáculos callejeros y actividades para todos los públicos. Y es que las de Teruel son unas fiestas populares muy celebradas tanto por los residentes como por los visitantes que cada año son fieles a la capital turolense. Para que os hagáis una idea, el fin de semana de las fiestas de la Vaquilla (el segundo fin de semana de las fiestas del Ángel) la ciudad multiplica su población por 3. Más de 100.000 almas con un objetivo común: disfrutar de la fiesta.

Fiestas de la Vaquilla - Teruel

Estas fiestas fueron declaradas en 2016 de Interés Turístico de Aragón, ya que este festejo popular tan arraigado se celebra desde la época medieval. ¡Casi nada!

Los que habéis estado ya conocéis de sobra lo que esta fiesta significa. Pero si todavía no lo habéis hecho, no os lo penséis. ¡La Vaquilla hay que vivirla! Hoy os vamos a hablar de las cosas que no os debéis perder si visitáis Teruel durante los próximos días. Prestad atención:

  1. Disfrutar de los conciertos y espectáculos callejeros que inundan cada año la ciudad.
  2. Formar parte de las Fiestas de la Vaquilla durante el segundo fin de semana de fiestas, comenzando con la puesta del pañuelico, que tiene lugar la jornada del sábado después de comer, cuando el Excmo. alcalde de la ciudad de Teruel anuncia el comienzo de la fiesta vaquillera. A continuación, suena el campaníco y se entrega el pañuelo rojo al afortunado vaquillero que lo pondrá en el Torico. Este es, sin duda, el acto más multitudinario y esperado por todos. Tras este conocido acto, comienzan tres días de charangas y conciertos que se prolongarán hasta que el cuerpo aguante.
  3. Vestir de blanco y rojo. Si de verdad queréis vivir la fiesta desde dentro, tenéis que vestir como un auténtico vaquillero: pantalón y camiseta blancos, y pañuelo y faja rojos.
  4. Asistir a La Merienda en la plaza de toros. Se trata de una tradicional suelta de vaquillas a la que las peñas acuden con sus charangas. Este uno de los actos por excelencia durante estos días festivos.
  5. Disfrutar de la amabilidad de l@s turolenses. Son gentes muy afables, muy buenos conversadores, de mente abierta y muy cercanos. Si te pueden ayudar en algo, que no te quepa la menor duda que lo harán. ¡Seguro que te llevas un grato recuerdo!
  6. Degustar la gastronomía de la provincia. Su espectacular huerta, sus extraordinarios aceites, todo un mundo de sabor en forma de quesos, el reconocido Jamón de Teruel D.O.P, el azafrán y, como no, el Ternasco de Aragón. Una gastronomía sobresaliente que podréis degustar en los establecimientos turolenses del Club del Ternasco de Aragón. ¡No os olvidéis que durante las fiestas también hay que comer bien!

La fiesta termina el lunes con una gran traca y la quitada del pañuelico. Aunque la diversión se alarga hasta la madrugada del martes.

¡Solo nos queda desearos unas muy felices fiestas de la Vaquilla del Ángel!

*Foto de portada  : Vaquillas – Tony Garcia