Elaboración

Os acercamos una receta especialmente indicada para los amantes de los higos. Y es que, cada año, al final del verano, llega la fiesta a las higueras. ¿Quién no recuerda su infancia en el pueblo comiendo higos?

El higo es un fruto muy dulce y, a su vez, muy rico en nutrientes (potasio, hierro, calcio, vitamina C o proteínas), lo que aporta un montón de beneficios a la salud. Además, contienen una alta cantidad de fibra para nuestra mejor digestión, tienen una alta cantidad de antioxidantes y tienen un nivel de calorías muy bajo.

Pero, ¿conocéis los beneficios de este fruto? ¡No perdáis detalle! Incrementan nuestra energía por su alto contenido en azúcares (naturales claro está); nos ayudan a controlar el colesterol; nos ayudan a reducir el riesgo cardiovascular debido a su alto contenido de omega 3; nos ayudan a prevenir la anemia por su alto contenido en hierro y, entre otras cosas, nos ayudan a combatir la obesidad al saciar nuestra “necesidad” de comer alimentos dulces. ¡Todo ventajas!

Ahora que ya estamos un poco más familiarizados con este fruto veraniego, vamos a entrar en materia para elaborar esta rica receta: “chuletas de Ternasco de Aragón con higos”.

Preparación:

Comenzamos haciendo una compota de higos. Para ello, cocemos en una olla los higos, el foie y medio vaso de vino tinto. Cuando los higos estén a punto de compota, los trituramos y los pasamos por el chino. Podemos dejar algún higo sin pasar para ponerlo entero en el plato.

A continuación, cocemos los espárragos verdes hasta que nos queden al dente. Cuando los tengamos listos, vamos a darles un toque de plancha para que se doren un poco y queden más crujientes. Podemos hacerlo también en una sartén o, incluso mejor, en una sartén parrillera.

Preparación de las chuletas de Ternasco:

Salpimentamos las chuletas de Ternasco de Aragón y las hacemos – en una sartén parrillera o a la plancha – con un chorrito de aceite de oliva virgen. Cuando veamos que las chuletas están doraditas por fuera las apartamos.

Emplatado:

Tarea sencilla. Colocamos las chuletas de Ternasco de Aragón que nos apetezca comer y los higos que no hayamos triturado. A continuación, salseamos con la compota de higos. Finalmente, incorporamos los espárragos trigueros crujientes cortados a trocitos.

¡Listo! Un plato delicioso y perfecto para este cálido “veroño” 😉

Descubre más recetas en Platos con Ternasco de Aragón
¿Te has quedado con ganas de más?