Aunque muchos crean que la croqueta es un producto típico español, sus orígenes son franceses pero fue en Sicilia, España y en los Países Bajos donde ganó mayor popularidad.

Una de las características más atractivas de este plato es su versatilidad, ya que las croquetas pueden comerse como entrante, acompañamiento, plato o tapa.

Generalmente la base de las croquetas suele ser de bechamel, mezclada con una cantidad abundante de otro ingrediente, que es el que le da nombre a la croqueta y le aporta su sabor especial. Lo más habitual es encontrar croquetas de jamón, de pollo, carne  o verduras hervidas pero, la verdad, es que se pueden hacer croquetas de prácticamente cualquier ingrediente, dejándonos llevar por los productos que tengamos en casa, o la inspiración que surja a la hora de cocinar.

Casi cualquier gastronomía del mundo tiene su propia versión de este plato. Por ejemplo, en la cocina japonesa se las denomina “Korokke”, en Holanda las llaman “Kroket” y en Alemania y Bélgica son muy pedidas las croquetas de patata.

Pero nosotros queremos invitarte a que pruebes una variedad que igual no has probado nunca: croquetas de Ternasco de Aragón. No sólo son muy fáciles de hacer, sino que además podrás prepararlo en tan solo 20 minutos, algo muy de agradecer con lo ajetreadas que sabemos que son vuestras agendas diarias.

El resultado final debería parecerse a este:

Cómo elaborar de una forma fácil y rápida unas excelentes croquetas de Ternasco de Aragón.

Ingredientes para elaborar croquetas de Ternasco de Aragón

  • 250 gramos de carne de ternasco
  • Media cebolla
  • Un diente de ajo
  • 300 gramos de harina
  • Medio litro de leche
  • Sal
  • Nuez moscada
  • Huevo
  • Pan rallado

Pasos a seguir para elaborar croquetas de Ternasco de Aragón

  1. Cocinar los ingredientes principales de la croqueta: Freímos cebolla con un diente de ajo, luego añadimos la carne picada, removemos unos minutos y agregamos la harina.
  2. Una vez cocido, añadimos un poquito de leche, sal y nuez moscada. Siempre sin dejar de revolver
  3. Cocinamos por 15 minutos, rectificamos de sal unos minutos antes de sacar la masa y una vez lista la retiramos del fuego y dejamos enfriar.
  4. Cuando la masa se haya enfriado hacemos las croquetas, las pasamos por huevo y pan rallado. Se pueden freír en el momento o congelar para cuando quieras comerlas.

CONSEJO: Es muy importante nunca dejar de revolver la masa cuando la estamos cocinando para evitar que se queme y que se formen grumos.

En tan solo 20 minutos tendrás unas croquetas muy sabrosas, tiernas por dentro gracias a la carne del Ternasco y crocantes por fuera.

¡Cuéntanos el resultado si te animas a prepararlas!