Hoy os queremos hablar de los churrasquitos de Ternasco de Aragón, un snack sabroso y divertido que no os dejará indiferentes. Si queréis saber más sobre este corte no os perdáis este post.

El Ternasco de Aragón IGP es una carne tremendamente versátil a la hora de consumirla. Podemos encontrarla en lugares muy dispares, desde un restaurante con Estrella Michelín, como La Prensa o el Cancook Gastro, hasta un food truck, pasando por un bar de barrio. Todos y cada uno de ellos aportan su propia personalidad, tanto a la receta como a la presentación. Debido a esto, las formas de consumo varían enormemente. Podemos encontrar los clásicos de siempre (un asado o un guiso tradicional), presentaciones más modernas (en forma de bocata o tapa elaborada) o presentaciones más divertidas (en cucurucho u cualquier otro formato) para disfrutar donde queramos. Así pues, la forma de consumo que nos ocupa hoy es la última. La divertida. Imaginad por un momento unas tradicionales chuletillas (también llamadas costillas) de Ternasco de Aragón. Ese plato del que tanto disfrutamos comiendo con los dedos. ¿Lo tenéis? Pues existe otro corte más modesto, especialmente pensado para ese fin que, además, puede ser disfrutado a modo de snack. Estamos hablando de los churrasquitos de Ternasco de Aragón.

Los churrasquitos son unos pequeños trozos adobados procedentes de la falda que se pueden disfrutar casi en cualquier lugar, tanto en casa como en la calle. Los podemos incorporar a un menú – en un determinado momento – o consumirlos entre horas, directamente con los dedos o con cuchillo y tenedor.

Churrasquitos de Ternasco de Aragón

Este divertido corte se puede comprar directamente en un establecimiento de confianza. Habitualmente los encontraréis ya adobados. En caso de que no encontréis churrasquitos, podéis buscar churrasco de Ternasco de Aragón, trocear cada uno de los palitos a lo largo y adobarlos por vuestra cuenta. Con algunos ingredientes como pimentón, comino, ajo o cebolla en polvo, vino tinto, aceite, tomillo, romero, orégano y sal, podéis hacerlo fácilmente en casa.

Y ahora que conocéis un poco más los churrasquitos de Ternasco de Aragón, os proponemos una receta muy sencilla para que sorprendáis a vuestros invitados: “Churrasquitos de Ternasco de Aragón asados con gajos de cebolla Fuentes de Ebro DOP y salsa de yogur y menta”.

Ingredientes para 4 personas

  • 1 kg de churrasquitos de Ternasco de Aragón IGP
  • 1 cebolla de Fuentes DOP
  • 1 yogur de leche de oveja
  • 50 ml aceite de oliva virgen extra
  • sal fina
  • menta fresca
  • 50 gr de cacahuetes fritos

Preparación de los churrasquitos de Ternasco de Aragón

En primer lugar, colocamos los churrasquitos junto a la cebolla entera lavada (con piel) en una bandeja de horno y los asamos a 200 ºC durante 25 minutos.

Mientras tanto, preparamos la salsa mezclando los siguientes ingredientes: yogur de leche de oveja, aceite de oliva, sal y menta fresca. Trituramos todo bien con la batidora y añadimos cacahuetes picados. Una vez hecha, reservamos la salsa.

Por último, sacamos la bandeja del horno y ponemos los churrasquitos de Ternasco de Aragón en un recipiente divertido. Por otro lado, pelamos la cebolla y la cortamos en 4, colocando los gajos sueltos en un plato aparte.

¡Listo! De una forma muy sencilla, hemos elaborado un plato super sabroso, ideal para ofrecer como snack o incluso para acompañar cualquier película 😉 .

>> Si os ha gustado este snack que os proponemos, no os perdáis las posibilidades que ofrece el filete fino de Ternasco de Aragón. ¡Os sorprenderá seguro! <<

 

*Esta receta pertenece a “Carnes con Estilo”. Una campaña desarrollada conjuntamente entre Ternasco de Aragón y Ternera Gallega, con el objetivo de impulsar entre los consumidores el conocimiento de las figuras de calidad diferenciada amparadas por el sello de Indicación Geográfica Protegida (IGP). Encontraréis ésta y otras vídeo-recetas en la web www.carnesconestiloigp.es.