Elaboración

Si os seduce la cocina japonesa – en especial la tempura – no dejéis de leer esta receta oriental que os acercamos hoy: “Ternasco de Aragón en Tempura”.

En realidad es una receta muy sencilla. Todo depende de si queréis hacer la tempura vosotros mismos o preferís comprarla en cualquier supermercado.

Lo primero que vamos a hacer es presentar todos los ingredientes que queremos usar en un plato y trocear el Ternasco de Aragón en tiras finas. Como casi siempre, podéis usar diversos cortes. Además del Ternasco, también podéis usar otros ingredientes para freír en tempura, como calabacín, zanahoria, pimiento verde y rojo, cebolla,… ¡Lo que se os ocurra!

Una vez esté todo listo, cortado y presentado, vamos a preparar la famosa tempura. Ya sabéis que la tempura – bien hecha – tiene una textura de rebozado muy ligera, crujiente y nada grasienta. ¡Eso es lo que vamos a intentar hacer hoy! En caso de que os aventuréis, lo primero que hay que hacer es preparar esta masa ¿Cómo? ¡Fijaos!

Empezamos batiendo el huevo y el agua. Es necesario que el agua esté muy fría. A ser posible que sea de la nevera. O incluso que antes de usarla esté con cubitos de hielo. Y poco a poco, vamos a ir añadiendo la harina y mezclando el resto de ingredientes – sal, pimineta y perejil – hasta que la textura de la masa alcance un estado semilíquido.

Ahora que tenemos todo, hay que usar la masa lo antes posible. Así que vamos a ir introduciendo las tiras de Ternasco de Aragón en la tempura para que se empapen bien (recordemos que debe estar en estado semilíquido), y a continuación los freímos en aceite bien caliente sin que se doren demasiado. Es importante que los hagamos poco a poco. No hay que freír mucha cantidad a la vez.

Lo ideal es que cuando retiremos del aceite el Ternasco de Aragón en tempura – o los vegetales en tempura si los queremos freír – los depositemos en un plato con una servilleta absorvente para que en el momento de comerlas no tengan nada de aceite. Y que mejor momento que este para acompañar nuestra elaboración con salsa de soja o una salsa al gusto.

A continuación emplatamos nuestra tapa oriental de Ternasco de Aragón y a la mesa. ¡Ah! ¡Hay que ser educados! Qué no se nos olvide el agradecimiento en japonés: Itadakimasu 😉

Descubre más recetas en Tapas con Ternasco de Aragón
¿Te has quedado con ganas de más?