El Ternasco de Aragón es una de las carnes más versátiles en el momento de su preparación. Es una carne que queda excelentemente bien preparada de la forma más tradicional – al horno con sus patatas panadera – pero que también admite a la perfección las técnicas de cocina más vanguardistas. Presentada en plato, en tapa, o en bocadillo. Maridada con una gran diversidad de salsas y acompañamientos, o simplemente a la plancha. Cocinada al horno, a la brasa o guisado a baja temperatura. El límite lo marca la creatividad y capacidad de innovación del chef que prepare cada receta.

Esa gran variedad de preparaciones se ha hecho evidente también a la hora de la comercialización, y en los últimos años se han lanzado nuevos cortes.

Cortes-TA

Los nuevos cortes del Ternasco de Aragón a los que nos referimos son: el Tournedó, que es un medallón de filete de pierna deshuesado que va albardado con su crepineta; el Filete de pierna, que es un fino y tierno corte sin hueso procedente de la pierna; los Collares, que son chuletas no muy gruesas de cuello acompañadas con su hueso; los Churrasquitos, que son trocitos de carne con hueso adobados procedentes de la falda; el Churrasco, que es una tira alargada de carne con hueso procedente de la parte central de la falada; y, por último, el Filete de Carrillón, que es el cuello deshuesado y seprado en dos mitades. Todos ellos pensados para que todo el mundo pueda cocinar de una forma cómoda, fácil y rápida. Así son los nuevos cortes del Ternasco de Aragón. Y, por supuesto, se pueden adquirir en cualquier establecimiento de confianza, junto con otras piezas más tradicionales pero igualmente sabrosas, como la paletilla, el costillar o la pierna.

Para que no tengáis ninguna duda en el momento de la compra, os vamos a dar unas pautas básicas para identificar el Ternasco de Aragón en el punto de venta. De esta forma, podréis comprar con la tranquilidad de saber que la carne que compréis es Ternasco de Aragón IGP y no otro cordero.

¿Quieres comprar Ternasco de Aragón y no sabes dónde ir?

Dinos dónde estás