Rubielos de Mora es un destino imprescindible en la provincia de Teruel. Es uno de esos lugares que es recomendable visitar sin prisa. Cuenta con un precioso casco antiguo plagado de casas solariegas y pequeños palacios, en los que abunda la piedra y la forja, unos espectaculares aleros o los escudos de los nobles que las habitaron. ¡Bienvenidos a esta histórica villa!

Este territorio, que nunca deja de sorprender a sus visitantes, cuenta con numerosas localidades que cada año encabezan la lista de los pueblos más bonitos de España. ¡Y no es para menos! Como muestra de tal afirmación, nos hemos desplazado a Rubielos de Mora para conocerlo a fondo. Es, sin duda, un destino imprescindible en la provincia de Teruel.

Rubielos de Mora, el Pórtico de Aragón

Rubielos de Mora está ubicado en el sureste de la comarca de Gúdar-Javalambre, a escasos kilómetros de la provincia de Castellón. Su estratégica localización como cruce de caminos ayudó al crecimiento cultural y económico de la villa, recibiendo por ello el apelativo de Pórtico de Aragón.

Si habéis visitado esta villa con anterioridad, conoceréis de sobra su particular arquitectura. Un tipo de construcción muy respetada con el pasar de los años, que ha quedado plasmada en un sinfín de casas solariegas y pequeños palacios que pertenecieron a grandes nobles, en los que abunda la piedra y la forja, unos espectaculares aleros, unas cuidadas portadas y galerías o los escudos de los nobles que las mandaron hacer. De hecho, su conjunto Histórico Artístico fue galardonado en 1983 con el premio Europa Nostra, distinción que se suma a otras muchas como reconocimiento de la gran labor de restauración desarrollada.

Algunas de las casas monumentales que no debéis dejar de visitar son el palacio de los marqueses de Tosos y condes de Samitier, edificio neoclásico del siglo XVII, el palacio de los marqueses de Creixell, edificio barroco del siglo XXX o la casa de los marqueses de Villasegura, edificio barroco del siglo XVII.

Entre sus iconos patrimoniales destacan – además de sus casas palacio – sus Portales Medievales, la Casa Consistorial con la Lonja Renacentista, la ex colegiata Santa María la Mayor o el convento de los Carmelitas Calzados.

Rubielos de Mora, una villa de carácter medieval plagada de iconos patrimoniales

La villa de Rubielos de Mora llegó a estar rodeada en su totalidad por una gran muralla defensiva, aunque, desafortunadamente, hoy en día no se conserva. De ese recinto amurallado se conservan los portales de San Antonio y del Carmen (s. XIV) – en tiempos la villa llegó a contar con siete portales – así como restos de dos torres defensivas y del castillo.

El edificio civil más monumental de la villa de Rubielos de Mora es su Casa Consistorial, declarada Bien de Interés Cultural desde 1983. Una obra de marcado carácter renacentista que se construyó como lonja o mercado. En la planta baja se conserva un espacio abierto con arcos de medio punto, así como una escalera original del siglo XVII.

Otros iconos patrimoniales de obligada visita son la ex colegiata Santa María la Mayor, un templo de estilo renacentista construido a principios del siglo VXII, que cuenta con un espectacular retablo gótico del siglo XV y el convento de los Carmelitas Calzados (siglo XVII) con su imponente claustro.

Los amantes de los museos también gozan de su espacio en Rubielos de Mora. El museo Salvador Victoria, situado en el restaurado Hospital de Gracia, es un museo reconocido en toda la provincia que contiene tanto la obra del autor como la de algunos de sus colegas de profesión. Del mismo modo, el escultor José Gonzalvo cuenta con una gran representación de su obra repartida por toda la villa.

Una gastronomía de altura

Al igual que Mora de Rubielos, su vecina cuenta con una tradición gastronómica de altura. Además de algunos productos de la tierra como legumbres, hortalizas, frutas, setas o la preciada trufa negra, su cocina más típica incluye – como no podía ser de otra forma – el jamón de Teruel DO, algunos pescados (bacalao o arenques) y carnes como el Ternasco de Aragón IGP. Algunos de los platos más típicos de la villa son judías estofadas, paella de carne, sopas de ajo, migas, carne guisada o las clásicas chuletas o paletillas de Ternasco de Aragón IGP. Y para que en vuestra próxima visita no tengáis dudas, os vamos a recomendar dos lugares pertenecientes al Club del Ternasco de Aragón donde acertaréis seguro:

Hotel restaurante Los Leones | Un coqueto y reducido restaurante donde degustar recetas innovadoras como esta Paletilla de Ternasco de Aragón confitada con puré de ajos. Más info aquí.

Restaurante Ángela Torres | Establecimiento tradicional y muy agradable, donde disfrutar de una reinterpretación de la cocina tradicional aragonesa. Su especialidad es la paletilla de Ternasco de Aragón asada al estilo tradicional. Más info aquí.

Paletilla de Ternasco de Aragón asada al estilo tradicional | Rubielos de Mora

Todo esto, unido a que la villa de Rubielos de Mora se encuentra muy próxima a la estación de esquí de Aramón Javalambre-Valdelinares, la convierten en un destino imprescindible en la provincia de Teruel. ¡Dadle “play” al vídeo y juzgad vosotros mismos!

¿Para cuando la próxima visita? Si os ha gustado Rubielos de Mora, no os perdáis Mora de Rubielos, Teruel y Albarracín. 😉